PARTE II- HISTORIA DEL PATCHWORK Y LOS AMISH, por Eva Blasi

17 agosto, 2013 por elcolordelaselva

amish 4

Los primeros vestigios de patchwork los encontramos en Egipto 3000 años antes de Cristo.

La colección egipcia del British Museum de Londres incluye una figura de marfil esculpido que representa un faraón de la primera dinastía vestido con una capa acolchada. Pero independientemente de los orígenes del patchwork entendido como trabajo con trozos de tela unidos entre ellos, el patchwork moderno que nosotros conocemos, tiene su origen en Norteamérica entre los siglos XVI y XVII. Los colonos europeos, muy escasos de recursos, aprovechaban los recortes de ropa vieja para hacerse cubrecamas y otros objetos de abrigo. Posteriormente, incorporaron una capa de lana o algodón en medio (boata) y así nació lo que en Estados Unidos se denomina *Quiltmaking. Las mujeres se reunían alrededor de una mesa-bastidor donde pasaban horas y horas cosiendo. De hecho, el patchwork estaba profundamente ligado a la vida social. En todas las fiestas, aniversarios… había la presencia de un quilt. Estos encuentros se denominaban quilting bees y han tenido una gran importancia en la transmisión oral de la cultura.
Los amish, paralelamente, siguieron esta dinámica pero con unas particularidades especiales: sus recortes de tela, igual que su ropa, son siempre de colores lisos y oscuros, y por encima del diseño, tiene mucho importancia el acolchado. Los colores también pasan a un segundo término. Cada comunidad cose los *quilts con sus colores característicos y con unas particularidades que los diferencian de las otras comunidades. Este es un tema muy amplio que merece un artículo aparte.
Los *amish, de manera coherente con su forma de vida, valoran muchísimo el trabajo manual, lo cual hace que sus quilts se conviertan en auténticas obras de arte.
A pesar de que los diseños de nuestros bloques de patchwork (estrella de Ohio, estrella de ocho puntas, jardín de la abuela….) fueron creados por los colonos europeos y no por la comunidad amish específicamente, estos últimos han contribuido enormemente a que el patchwork sea considerado como una forma de arte y a que esta actividad artística sea conocida y practicada en todo el mundo.
De hecho, actualmente, muchas mujeres amish se han especializado en la comercialización de sus quilts a través de los mercados y de páginas web, (hay comunidad menos conservadoras permiten el uso de internet)
Recomiendo que observéis quilts amish siempre que tengáis la oportunidad: su color, su sobriedad, su acolchado….. Disfrutad !! Hacerlo es volver a la esencia del patchwork, recordar los auténticos orígenes de esta actividad que nos llena cada día !!

Eva Blasi,

El Taller de l´Eva”

Calldetenes – Barcelona

Anuncios

OFERTA DE SUBSCRIPCIÓN:

Creativa

www.bordadosypatchwork.com

Inma Patchwork

Authen-tic

Alfonsina Uriburu

Elsa Labors

La Tieta Rosa

Absolut Patchwork

Taller de l’Eva

Fil d’Angels

La Tertulia del Pach

Towanda Taller

Máquinas de Coser valladolid

eva gustems

A %d blogueros les gusta esto: